La religión:

 

El culto a Orunmila  y a las diferentes deidades del panteón religioso Yoruba en Cuba, es el producto del legado cultural que nos dejaron aquellos hombres y mujeres que fueron traídos como mano de obra esclava, durante el período colonial. Esta fe milenaria procedente de Nigeria es hoy practicada no sólo por un elevado número de personas en  Cuba, sino en América Latina, Estados Unidos y Europa, a través de la emigración y  las iniciaciones que se han llevado a cabo a personas procedentes de distintas partes del mundo.

En tiempos pasados se produjo un sincretismo entre las deidades  Yorubas y los santos católicos, por un lado por imposición de la iglesia católica y, por otro, como una estrategia de los mismos esclavos para mantener viva su fe. Hoy en día este sincretismo no tiene justificación y es combatido por muchos sacerdotes, sobre todo dentro del ámbito de ifa.

Cuba ha jugado un papel protagonista en el conocimiento y la expansión de nuestra religión por el mundo; hecho que reconocen actualmente  los propios africanos.

Nuestra religión no debe interpretarse como un conjunto de “rituales” hechos con el propósito de conseguir cualquier cosa. Ifa dice que cada persona tiene su destino. Las deidades, sus consejos y ayuda, servirán en este caso para proteger al individuo y guiarlo por el mejor de los caminos. Las obras, trabajos y eboses que se realizan después de una consulta, contribuyen a la solución de  los problemas que se presentan a lo largo de nuestra existencia, contra hechicerías, en el alivio o curación de enfermedades, etc. En fin, a que nuestra vida sea mejor.

 

                           ¡Ifa Odara!